lunes, 26 de marzo de 2012

Ley de transparencia

Zapatero tuvo la idea pero la ley no llegó a ver la luz bajo su mandato pues el primer anteproyecto de la misma, presentado en 2010, no se llegó a aprobar. El actual Consejo de Ministros ha aprobado su anteproyecto de Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen Gobierno  y lo someterá a audiencia pública durante los próximos quince días. Esta ley, querida y solicitada por diversos sectores sociales y movimientos reivindicativos podría entrar en vigor no dentro de mucho pero, ¿es ésta la ley que se ha exigido? ¿Hay poderes que se libran de verse sometidos a esta norma? ¿Se puede, con la ley en la mano, negar la administración a dar cierto tipo de información? 


Desde luego, el momento elegido para dar a luz a esta ley se podría calificar de idóneo. La clase política española atraviesa su peor momento, carece de credibilidad ante la opinión pública y ninguno de sus líderes es hoy en día bien valorado por ella. Los casos de corrupción, con sentencia o sin ella, ocupan las portadas de los periódicos nacionales e internacionales mientras la sociedad, indignada, se pregunta a dónde va a parar su dinero. 


Que las cuentas del dinero público sean públicas es un derecho del contribuyente y en todos los países europeos de más de un millón de habitantes existen leyes que regulan el acceso de los ciudadanos a este tipo de información. Nada nuevo bajo el sol; España llega tarde y mal. Y llega mal porque resulta que la Casa Real española se libra de tener que explicar públicamente la gestión de su asignación. Una vez más,  se cumple en España aquello de que la ley (así como la justicia) no es igual para todos. 

Uno de los puntos que, a priori, parecen más interesantes, consistiría en el llamado Portal de la transparencia y que ofrece un medio para reclamar información a cualquier administración pública. A tal efecto, se ha creado una página web llamada Tu derecho a saber a través de la cual, el ciudadano puede formular una pregunta para un organismo público esperando que éste le informe de ello. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, pues la administración tiene derecho a no contestar a dicha pregunta, acogiéndose a lo que se conoce como silencio administrativo, con lo que la solicitud puede ser desestimada sin mediar explicación alguna en el plazo de dos semanas.


Mucho es lo que hay publicado sobre este proyecto de ley y muchos los comentarios al respecto pero desde aquí nos ha llamado especialmente la atención leer el primer párrafo de la página web que el gobierno ha creado para difundirlo y recoger las opiniones de los ciudadanos y que dice así:


¿Qué es?
El amplio programa de reformas que ha puesto en marcha el Gobierno de la Nación para impulsar la creación de empleo, la recuperación económica y el bienestar social, requiere un marco institucional sólido y solvente en el que los ciudadanos puedan confiar.

Eso mismo hubiera contestado yo si me hubieran preguntado Qué es. Sin duda.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Decís una frase que define todo: España llega tarde y mal y añadiría y llega diferente a todo porque no le interesa que se sepa todo...Venden un producto con unas características con el que pueden ocurrir dos cosas, que lo compres y te lleves el chasco pero ya le compraste o bien no lo compras y te desesperas porque vea el funcionamiento...

Nieves LM dijo...

Insuficiente de todas todas, esta Ley parece más opaca que transparente. Besos.

Ladrón de Guevara dijo...

Mucha gente dirá que era necesaria, y que al menos tenemos algo que se parece a lo que se demandaba, un gobierno controlado por los ciudadanos, transparente.

Pero como en todos los pasos de este y todos los gobiernos de este país de ratas y ladrones, siempre lo hacemos todo mal y para beneficio del poderoso.

Rodolfo Serrano dijo...

Me gusta la orientación de tu blog y, desde luego, lo que escribes. estupendo. besos

Tropiezos y trapecios dijo...

"Impulsar la creación de empleo, la recuperación económica y el bienestar social"...Te juro que me descojono de la risa, que bonitas palabras.

Pienso que esta ley no es más que un lavado de cara para limpiar la ya de por sí deteriorada imagen (por méritos propios) de la política española.

Muy bien, sabremos los gastos exactos, lo que hacen y dejan de hacer, lo que ganan y dejan de ganar ¿y? ¿Si acaso vemos algo que no nos gusta se podrá hacer algo al respecto?¿Podremos, como ciudadanos religiosamente pagadores de impuestos, tirar de las orejas a los malos/as chicos/as? Creo que no. Ni tendremos poder de decisión, ni ejerceremos presión alguna ni podremos hacer absolutamente nada. Llegaran las elecciones y seguirán ganando los mismos, PPSOE, pase lo que pase y llueva lo que llueva...

Aún así leeré el borrador y puesto que parece que por una vez quieren conocer nuestra opinión (aunque también me muestro un poco escéptico con esto)opinaré. Aunque todos los tiros irán por el mismo sitio: la transparencia ha de ser completa, ¿imaginas acaso un agua que sea medio transparente? entonces deja de estar clara y pasa a ser turbia.

Un abrazo, Oski.

Boris dijo...

Esta bien la ley de transparencia pero hay que pulir algunos detalles para que quede perfecta, con que quede una sola cosa sin saberse algo estará fallando, la transparencia debe ser total y para todos los organismos

Marcos dijo...

Como inicio puede valer, pero hay que ir más allá eso esta claro. Por cierto, nada de que la casa real se libre de la lupa, aunque esta sea pequeña...