miércoles, 18 de abril de 2012

De monarquías y otros asuntos


Querida Letizia. No existe una monarquía moderna. La monarquía es, por esencia, feudal. Los reyes no molestan, sostienen los partidarios del sistema monárquico. Pobre argumento pero válido. Eso sí, válido sólo para aquellos a quienes no moleste que la Jefatura del Estado permanezca en manos de una sola familia a perpetuidad. Muchos somos, a izquierda y derecha, quienes creemos que eso no es admisible.
Daniel Serrano, en su libro Papá cuéntame otra vez. Apuntes sobre una revolución que contar a nuestros hijos (publicado por Ariel). Este párrafo ha sido extraído del capítulo titulado Querida Letizia y en el que Daniel Serrano se dirige en primera persona a Letizia Ortiz en calidad de excompañero de la princesa, que antes era periodista y con la que coincidió en CNN+.

Y en estos días en los que la monarquía española, dicen, atraviesa por sus peores momentos, nos gustaría recordar, como hace el propio Serrano, que si conseguimos no dejarnos llevar por la influencia de la Guerra civil española en este asunto, entenderemos que hay una tendencia republicana tanto en la derecha como en la izquierda española. Que poco o nada tiene que ver una cosa con la otra pues hablamos de una jefatura de estado que bien puede ser regentada tanto por partidos conservadores como por progresistas.

Que igual va siendo hora de abandonar el argumento del papel que Juan Carlos de Borbón tuvo en la transición española e, incluso, de plantearse de una vez que tal vez no fue tan maravillosa ni la propia transición, pues a la vista están los pufos que nos dejó y que seguimos pagando treinta y tantos años después.

Y por último, tras este breve análisis, pedir al lector, al oyente, a la opinión pública que somos todos cuando abrimos un periódico, una web o encendemos la radio o el televisor, que las torpezas, sean más o menos morales, del que ostenta la jefatura del estado español y su familia, no oculten que el gobierno sigue anunciando brutales recortes y medidas que acabarán con lo único que a España podía hacer sentir orgullosa y que no es ni su rey, ni su Repsol, ni su Telefónica, sino el Estado del Bienestar.

3 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Cualquier noticia en estos días, es aprovechada para poder tapar todos los escándalos que deberían llevarnos a la calle, a quemar las aceras y a expulsar a los traidores y criminales que se enriquecen a nuestra cosa.

Cuídate, Laura.

Boris dijo...

Parece que en España a la monarquía ya le van quedando pocos años, Felipe seguro que llega a reinar pero su hija Leonor ya no lo creo.

Marcos dijo...

Yo empezaría planteándome, porque cuando llegó la democracia se "impuso" la monarquía. Si antes de la dictadura del general Franco teníamos un gobierno republicano, democraticamente elegido, con unos símbolos etc.

Por otro lado me parece deleznable tratar de tapar los escándalos de juan carlos y familia y los monstruosos recortes que nos están aplicando, con asuntos que afectan a empresas que son privadas, que en el caso de Repsol operan en variados paraísos fiscales, por lo que no tributa en España nada más que un 25% y cuyos beneficios sólo van a parar a los bolsillos de sus inversores. No del Estado.

Esperemos que más pronto que tarde podamos elegir a nuestro Jefe del Estado. Además, comentar que me hace mucha gracia el pobre argumento de que no molestan a nadie. Si es así, tampoco la Educación, la Sanidad, los Servicios Sociales, etc. Más bien al contrario y los están quitando...