martes, 23 de abril de 2013

Un cuento para Julia

Vendrá el presente a verte con hambre de futuro, 
ese mañana incierto que algún día intuimos 
que tú harás cercano, más humano y abierto, 
más real, más igual, más justo y más limpio. 
Regalo para un primer cumpleaños, Ismael Serrano.


Me gustaría escribir un cuento para mi hija, Julia. Apenas unos días entre nosotros y se ha convertido en el centro de nuestro universo que, por cierto, se ha ampliado y ya no conoce los límites que tenía antes de su llegada. El mundo gira distinto, no sé, más lento a ratos, y a ratos, a toda velocidad. Crece y crece a cada minuto y los interrogantes se ciernen sobre nosotros como nubes negras. La eterna duda de estar haciéndolo bien nos acecha mientras sus lágrimas duelen como puñales y sus sonrisas emocionan mucho más fuerte que aquella canción, ese poema o la escena de aquella película.

Me gustaría componerle una canción que hablara del mundo que se va a encontrar y advertirle que la vida no es fácil pero puede ser maravillosa. Decirle, por ejemplo, que luche siempre por sus sueños, que ella era uno de los míos y que, con fuerza y empeño, no todos, pero sí una buena parte de ellos, se cumple. Escribir un poema, hacerle un dibujo, crear una melodía. Todas las artes son pocas para demostrar algo tan grande, tan difícil de superar. Alguien dijo que en el momento en que un niño llega a nuestra vida, nos convertimos en sus aprendices y qué cierto es.

Cuánto tienes que aportarme, hija mía, cuántas miradas por interpretar, cuántas búsquedas, cuánta sabiduría por brotar, por echar a andar. Cuánto amor encerrado en un cuerpecito tan pequeño, tan frágil como fuerte, tan mío, tan nuestro.

Me gustaría hacer tantas cosas por ti, para ti, que seguramente me frustre en el intento de lograr la mayoría. Pero así es mi vida, siempre buscando un nuevo reto, un objetivo y siempre llorando los fracasos hasta que levanto la cabeza para observar y aprender. Desde este momento, desde que tú llegaste, la dimensión de los problemas, de los fracasos y de los aprendizajes parece haber cobrado otra forma y otra medida y en eso, entre otras cosas, reside la magia de tu presencia. En ti está la respuesta a tantos interrogantes. En ti, Julia, está la esperanza de ese mundo mejor que nos merecemos.

7 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Mi más sincera enhorabuena, Laura.

Lo que Julia tiene es algo importante, pues tiene una madre que ha conseguido mirar el mundo y aprenderlo, y luchar por el futuro que le pertenecerá a ella cuando sea grande.

Enseñala a ser fuerte, a amar, a aprender y cuestionar, a encontrar la verdad, a leer poesía y enamorarse de las personas.

Díle que el mundo es duro, agresivo, hosco, pero que es muy fácil encontrar un rincón en el que ser feliz.

Mucha, mucha suerte.

Cuidaos.

Marcos dijo...

Muy bonito, no podía ser menos si está dirigido a nuestra Julia...

Marcos dijo...

Muy bonito, no podía ser menos si está dirigido a nuestra Julia...

Oski dijo...

¡Qué noticia tan feliz! Enhorabuena mi vieja amiga de revoluciones. Julia ha llegado para daros luz y para demostraros que otro mundo será posible.

No me cabe duda de que siendo como es su madre Julia se va a comer este mundo.

Mil abrazos.

Marisa dijo...

Muchas felicidades, enhorabuena!!

Un abrazo.

Ferragus dijo...

...Julia, qué hermoso nombre.
¡Buen viaje a los tres!

Boris dijo...

Estoy seguro de que estas siendo una madre estupenda, Julia esta de suerte porque la sabrás guiar por el buen camino, acabara siendo una persona muy especial, disfruta de estos días tan entrañables